Consejos para peajes de Portugal

Consejos para los peajes en Portugal para evitar sorpresas

Portugal es un destino ideal para viajar por muchas razones, entre ellas que es un país vecino, con lo que podemos visitar un sitio extranjero con otra cultura y otras costumbres en poco tiempo y hacerlo en coche, algo completamente imposible de hacer en muchos otros destinos internacionales. Esto, sin duda, ayuda a reducir costes a la hora de viajar, lo que se suma a un país con ya de por sí muy buenos precios en general y supone grandes ventajas turísticas, como es la de aprovechar ese ahorro en más visitas  y actividades de las cuales disfrutar.

Sin embargo, viajar a Portugal muchas veces conlleva sorpresas, y dicha cercanía hace que mucha gente no tenga esto en cuenta a la hora de decidirse por el país luso como destino. Y la sorpresa principal no es otra que la existencia de peajes por los que es necesario pagar para cruzar la frontera.

Peaje Portugal

Aunque pueda parecer que pasar por un peaje no supone nada nuevo, ya que en España existen muchos por los cuales centenares de coches circulan cada día, los portugueses tienen una peculiaridad que es necesario conocer si somos extranjeros. Dichos peajes suelen cobrar tasas a las personas procedentes de otros países y, además, Portugal se reserva el derecho de reclamar dichos importes en cualquier momento, incluso aunque ya hayamos dejado el país o ni siquiera hayamos pasado por los puestos de los peajes.

Esta circunstancia es importante conocerla para evitar sustos o incluso multas, puesto que muchas veces la gente se decide a viajar a Portugal en coche precisamente por ahorrar en gastos, no siendo conocedores de dichas tasas.

 

Formas de pago en los peajes portugueses

  • Sistema Easy Toll (o peaje fácil): a través del Easy Toll podremos pagar la tasa en el peaje a través del registro de una tarjeta de crédito, que irá asociada al número de la matrícula de nuestro vehículo. Esto nos permitirá en buena medida el despreocuparnos, ya que una vez atravesado el peaje y los arcos por los cuales son identificadas las matrículas, el importe a pagar nos será transferido de forma automática a nuestra tarjeta de pago.
  • Sistema VIA-T: este sistema es algo más conocido, puesto que también se utiliza en nuestro país, y consiste en la adquisición de un dispositivo electrónico que el conductor deberá colocar en el parabrisas de su coche. Al pasar por el arco de telepeaje, una antena identificará automáticamente los datos del dispositivo, transfiriéndose el cargo a la cuenta o tarjeta de crédito asociada. Este sistema es bastante cómodo, ya que no es necesario llevar dinero alguno y ni siquiera detener el vehículo, puesto que la barrera se levanta de forma automática.
  • Sistema Vía Verde: este sistema, exclusivo portugués, permite viajar por todas las carreteras y peajes del país luso de una forma bastante similar al sistema VIA-T. La única salvedad es que, además, ofrece la comodidad de cobrar los importes al conductor de manera mensual en lugar de inmediata, lo que puede suponer una gran ventaja, sobre todo para aquellas personas que crucen la frontera de manera habitual.
  • Sistema de pago manual: este sistema es el tradicional, cuyo funcionamiento consiste en el pago en efectivo o con tarjeta, en el puesto que corresponda al carril por el que haya entrado el vehículo. Este tipo de pagos pueden ser los más seguros a la hora de viajar a Portugal, ya que la barrera no se abrirá hasta el abono del importe exigido, lo que puede evitar confusiones y errores que más tarde tengan que lamentarse en forma de multas o requerimientos.

Que tengamos todos estos datos presentes a la hora de viajar y cruzar la frontera que separa España de Portugal, es muy importante para no tener que sufrir situaciones incómodas o aferrarse a la justificación de la desinformación. Es importante tener presente que la obligatoriedad de estar informado sobre este tipo de temas a la hora de viajar recae en el propio conductor y no en personas ni organismos externos, y que por ello (y sobre todo en casos de multa), en modo alguno se podrá alegar que se desconocían los sistemas impositivos establecidos.

Otro dato a tener en cuenta es que las infracciones de este tipo en Portugal son consideradas infracciones fiscales, y el gravamen por ello puede llegar a superar hasta diez veces la cantidad que no se hubiera abonado al cruzar el peaje en su momento.

Cierto es que el cobro de dichas multas suele convertirse en algo verdaderamente complicado, ya que la DGT no está obligada en absoluto a ceder datos personales de conductores a otras administraciones, lo que parece llevar muchas veces (y según determinados bufetes de abogados españoles como Laterna) a determinadas irregularidades en las reclamaciones del posible adeudo o a procesos de escasa validez legal.

En cualquier caso, todo esto demuestra que estar debidamente informados puede ser la solución a estos posibles quebraderos de cabeza que podrían conducir, incluso y en el peor de los casos, a una reclamación por parte de Portugal al posible conductor infractor por la vía judicial, lo cual sería difícilmente eludible.

De forma que, lo ideal para no tener que terminar pagando dinero de más en unas vacaciones o visita a Portugal, pasa por una correcta organización previa del viaje en la cual accedamos a toda la información necesaria para poder cruzar la frontera con nuestro vehículo sin mayores problemas. Esto, sumado a la adquisición del algún sistema de pago como el VIA-T o el Vía Verde, puede ser la clave para no tener que preocuparse por el dinero de los peajes y hacerlo solo por los días de descanso.

Afortunadamente existen canales y páginas, como Lisboando, que permiten acceder a toda esa información necesaria y a mucha más en el propio idioma, para no tener ninguna duda a la hora de arrancar y de disfrutar plenamente de todas las maravillas que el país vecino puede brindar, sin ninguna duda, a cualquier interesado viajero.