¿Conoces los distintos tipos de parking que podemos encontrar en un aeropuerto?

Tipos de parking que podemos encontrar en un aeropuerto

Con la proliferación de las compañías aéreas low cost, el precio de los desplazamientos aéreos se ha reducido enormemente, permitiendo realizar vuelos con un precio incluso inferior a otros medios de transportes más lentos. Pero al diseñar el presupuesto de un viaje, hay que contar con otros costes además del correspondiente al vuelo. Uno de los aspectos que encarece el precio del viaje, si el desplazamiento hasta el aeropuerto se realiza en vehículo particular, es el coste del aparcamiento. La diversidad de ofertas de aparcamiento en el aeropuerto permite escoger el tipo de parking que más se adapte a las necesidades de cada uno, ajustando así el coste del parking al menor precio posible.

Parking general y para estancias largas

El parking general suele estar bastante cerca de la terminal, por lo que una vez aparcado el coche, se puede ir andando hasta ella para coger el vuelo. Este tipo de aparcamiento suele ser cerrado con plazas cubiertas y contar con controles de seguridad que proporcionan la tranquilidad necesaria para dejar el vehículo sin problemas. En las salidas peatonales es habitual encontrar los cajeros automáticos para realizar el pago.

El parking para estancias largas suele estar algo más alejado de las terminales y cuentan en la mayoría de los casos con un servicio de lanzadera que acercan al pasajero hasta la terminal donde tiene que coger el vuelo. Este servicio de lanzadera habitualmente es realizado por un autobús con altas frecuencias de paso. Este tipo de aparcamiento está indicado para estancias superiores a cuatro días, es idóneo para viajes de vacaciones, y su facturación se realiza por días completos. Estas plazas suelen estar disponibles bajo reserva y también sin necesidad de ellas, si bien al gestionar la reserva se consiguen importantes descuentos.

Aparcamiento preferente, exprés y low cost

El tipo de aparcamiento preferente es aquel que incluye las plazas que se encuentran más cercanas al acceso de la terminal. Aquí la distancia a recorrer andando es mínima, por lo que es la opción más conveniente cuando se llega con poco tiempo para facturar. Su precio es algo más elevado que el de los anteriores, aunque también es posible acogerse a diferentes promociones si se reserva con anterioridad. Suele ser bastante habitual encontrarse puntos de recarga de vehículos eléctricos en estas zonas.

El parking exprés está aconsejado para llevar o recoger pasajeros. La facturación se realiza por minutos. Los tiempos de aparcamiento máximos suelen estar en torno a los 30 minutos, ya que excediendo de ese tiempo puede resultar bastante caro. Este tipo de parking tiene acceso directo a las distintas terminales. El parking de bajo coste ocupa la zona que se encuentra más alejada de las terminales. Para desplazarse a ellas es necesario utilizar los servicios de autobuses que conectan ambas zonas. Presentan un menor precio y por tanto son recomendables para estancias más largas.

Servicios de parking VIP, motocicletas y bicicletas

El parking VIP, también denominado Valet, es el más exclusivo de los que se encuentran en los aeropuertos. El pasajero no necesita acceder al aparcamiento, en la misma terminal entrega las llaves al personal del parking y este se encarga de aparcarlo. Para la recogida, el servicio se ofrece de la misma manera. Además, es habitual que se incluyan una serie de servicios adicionales, como lavado interior y exterior del vehículo, cambios de aceite, pequeñas reparaciones, repostaje e incluso se puede encargar la realización de la ITV. Este tipo de servicio está disponible siempre bajo reserva.

Cada vez es más habitual encontrar zonas destinadas al aparcamiento de bicicletas y motocicletas en los aeropuertos. Cuando estas zonas carecen de vigilancia, el servicio es gratuito. Otra opción disponible en los aeropuertos es el abono anual para viajeros recurrentes. Las ofertas anuales tienen un coste mucho más reducido que la tarifa normal, pero para que sea rentable se ha de hacer un uso continuado del aparcamiento. Es posible comprar el abono para el parking general y para el parking preferente.