Carnet por puntos, ¿qué ha supuesto en la disminución de accidentes de tráfico?

En un blog especializado en las infraestructuras de transporte no podemos pasar por alto lo que supuso el carnet por puntos en la disminución de la siniestralidad. El carnet por puntos establece una serie de créditos o puntos de partida en cada permiso que se restan cuando los conductores cometen distintos tipos de infracciones del código de circulación.

El carnet por puntos entró en vigor en España en 2006 y sigue los ejemplos de otros que se encuentran en vigor en Francia, en Gran Bretaña, en Italia o Luxemburgo, países en los que se experimentaron reducciones significativas de los accidentes tras su puesta en marcha. Consultada la guía sobre Indemnización por accidente en Tuindemnizacion.com, hemos podido ver cómo de bien funcionó el carnet por puntos en España a la hora de reducir el número de muertos por accidente de tráfico, bajando de en torno a 3.000 muertes anuales a las 1.126 que se registraron en el año 2015 según fuentes de la DGT lo que supone reducir a una tercera parte las muertes en un periodo de tan solo 10 años, aunque es cierto que los sistemas de seguridad de los vehículos han evolucionado y las carreteras son algo más seguras, pero también es cierto que el parqué de vehículos no ha dejado de crecer.
Evolución siniestralidad tráfico

*Fuente: DGT

El sistema del carnet por puntos español concede un saldo inicial de 12 puntos que queda reducido a sólo 8 puntos en el caso de los conductores noveles que tengan menos de tres años de carnet de conducir. Al final de ese periodo, los nuevos conductores podrán disfrutar de los doce puntos del resto.

El reglamento del carnet por puntos contempla la retirada del permiso de conducir en el caso de agotar los ocho o los doce concedidos y por infracciones sucesivas. Entonces el conductor habrá de seguir y superar un curso de reeducación vial que incluye una prueba teórica que se desarrollará en la Jefatura Provincial de Tráfico de la localidad de residencia del conductor. Si tras el examen resulta aprobado, el conductor podrá recuperar sólo ocho de los doce puntos que disfruta el resto de conductores.

El sistema del carnet por puntos sanciona, pero en su letra también se contempla un capítulo de premios. Así, se suman dos puntos en el caso de que transcurran tres años sin cometer una infracción, y un punto más si en el plazo de otros tres años no hay sanciones. De este modo, un conductor sin sanciones de tráfico podrá acumular hasta un total de 15 puntos que será el saldo máximo de este sistema en España.

Sin embargo, la pérdida de puntos no es automática, sólo se verificará cuando haya una sanción firme, es decir, 30 días después de recibir la resolución en la que se comunica la sanción al infractor.

Infracciones

El sistema del carnet por puntos establece diferentes tipos de retiradas de saldos. Las infracciones consideradas más graves suponen la pérdida de la mitad de los puntos totales del permiso, es decir, seis.

Las causas que motivan esta retirada según el reglamento son circular con una tasa de alcoholemia por encima de 0,5 gramos por litro de sangre en el momento de la detección. En su caso, también por negarse a realizar las pruebas de alcoholemia solicitadas por un agente de la autoridad.

Son acciones constitutivas de la retirada de seis puntos del carnet la superación en al menos un 50% de la velocidad máxima permitida en una vía o siempre que se extralimite esa velocidad en 30 kilómetros por hora por encima de la autorizada. También son causas graves exceder en más de un 50% el tiempo de conducción en el caso de los profesionales del volante y, por tanto, no respetar los descansos.

El reglamento contempla la retirada de cuatro puntos cuando se circule con tasas de alcohol superiores a 0,25 gramos por litro de sangre o inferiores al doble de esa cantidad. También si se supera el límite de velocidad de una vía en 40 kilómetros por hora por encima de lo autorizado.

La lista de causas que incluyen restar cuatro puntos al carnet alcanza a la acción de lanzar objetos por las ventanillas de los vehículos, exceder en un 50% de la ocupación para la que está habilitado un vehículo por número de plazas, no hacer caso de una señal de parada (stop), saltarse un semáforo en rojo o no ceder la prioridad de paso. También tiene idéntica retirada de puntos realizar adelantamientos con un vehículo con riesgo de la integridad de otras personas, circular marcha atrás en autovías y autopistas y otras infracciones del mismo nivel que forman una selecta casuística.

Las faltas consideradas menos graves en el reglamento del carnet por puntos son constitutivas de la retirada de tres créditos. Son los casos de realizar cambios de sentido incumpliendo las señales de tráfico, las marcas en la vía pública o las indicaciones de los agentes de la autoridad, como también sobrepasar entre 31 kilómetros por hora y 40 kilómetros por hora la velocidad que está fijada como límite de una vía.

La retirada de tres puntos del carnet se aplica del mismo modo cuando se circula si cinturón de seguridad, sin llevar casco, por usar el teléfono móvil o si se portan auriculares al volante, estén o no conectados a un dispositivo reproductor.

Se pierden dos puntos y se consideran faltas leves, estacionar de manera peligrosa en la vía pública, o cuando se haga en los carriles exclusivos de los transportes públicos, cuando no se usen las luces obligatorias en las condiciones indicadas para su empleo, o cuando, en su caso, se haga mal uso de ellas.

Se retirarán también dos puntos cuando se viaje con un menor de doce años y como pasajero en una motocicleta o al superarse los límites de velocidad de una vía entre los 21 kilómetros por hora y los 30 kilómetros por hora.

Los conductores que vean perdidos sus puntos del carnet de conducir podrán recuperar sus saldos asistiendo a cursos llamados de sensibilización en los que se tratarán temas relacionados con accidentes de tráfico, consumo de alcohol  o drogas y con las consecuencias de conducir con somnolencia.

El objetivo final de estos cursillos de reeducación es conseguir reeducar a los conductores infractores para alertarlos sobre las consecuencias de los comportamientos de riesgo en los accidentes de tráfico.

El carnet de conducir a precio de saldo.