Barcelona y Gaudí

Barcelona recreada en las maravillas de Gaudí

Gaudí, el arquitecto catalán más innovador y genial de todos los tiempos, dio forma a sus ideas a finales del siglo XIX y principios del XX de la mano de una burguesía que quería figurar en las artes como mecenas de la era industrial en su recién ganada posición social.

Gaudí les ofreció su lenguaje artístico, una lectura de las formas naturales y compuesta con los motivos de estilos anteriores; la burguesía le ofreció un espacio en el que desarrollar su desbordante imaginación. Hoy, sus casas, sus palacetes, sus jardines y arquitecturas figuran casi como santuarios a la memoria de Gaudí entre las calles y los barrios de Barcelona formando parte de un tiempo pasado que recordar, pero también de un patrimonio, que por su singularidad y originalidad, es, con toda razón, de la Humanidad.

Dragon salamandra de Gaudi en el parque Güell

Al Gaudí de formas originales, lo podemos encontrar como huellas vivas en una docena de construcciones clave de la capital catalana. Conjuntos con los que configurar, por qué no, itinerarios autoguiados. Recorridos por las naturalezas de Gaudí en los que no deberían faltar los siguientes edificios:

– Casa Vicens. Calle Carolines, 24. Casa unifamiliar del Barrio de Gracia diseñada por Gaudí para el empresario Manuel Vicens i Montaner. 1883-1888. En esta casa se pueden apreciar las notables influencias historicistas de sus obras, como las del arte mudéjar. Especialmente, con el uso del ladrillo escalonado y por los acabados polícromos. Una vivienda que fue construida para una familia propietaria de una fábrica de cerámicas. En la casa destaca el estilo de los rincones entreverados y misteriosos. En las paredes y techos de cerámica, Gaudí repitió hasta la saciedad diferentes motivos en estuco y forja que más tarde se convertirían en parte de su lenguaje formal.

– Finca Güell. Avenida de Pedralbes, 15 (Pabellones), Avenida Juan XXIII, 27-31 (Puerta Este), calle Martín Franqués, 2-12 (Puerta Sur), Avenida Diagonal, 686 (Fuente y Umbráculo en los Jardines del Palau de Pedralbes. 1884-1887. El mecenas de Gaudí, Eusebi Güell, le encargó la realización de diversas obras en la finca que tenía entre Les Corts y la zona de Sarrià. Las obras supusieron el levantamiento de un muro con tres puertas, una portería, unas caballerizas, un mirador, una fuente (Fuente de Hércules) y un umbráculo (en los jardines del Palau de Pedralbes), además de una capilla en la casa-residencia que no ha sobrevivido.

– Templo de la Sagrada Familia. Plaza Sagrada Familia. 1884-1926. La Sagrada Familia es una iglesia ubicada la zona del Ensanche de Barcelona. Se trata de uno de los más conocidos ejemplos del modernismo catalán y está catalogada como Patrimonio de la Humanidad. Gaudí llegó a construir, que no a terminar, la cripta, el ábside y la fachada del Nacimiento. El artista consiguió levantar con este templo un poema místico, basado en una amplia simbología, con motivos del mundo terrenal y del espiritual, que se puede descubrir en el tratamiento escultórico naturalista de las puertas de la fachada y en la progresiva abstracción que se reconoce en las torres. Las obras que actualmente se completan para acabar la Sagrada Familia, respetan el proyecto original de Gaudí en su conjunto, pero no en los detalles, que están adaptados a la estética moderna y al estilo de los artistas que las llevan a cabo.

-Escuelas de la Sagrada Familia. Plaza de la Sagrada Familia. 1908-1909. Ubicadas en una esquina del solar que ocupa el Templo de la Sagrada Familia. Se construyeron de forma provisional para atender a la educación de los hijos de los trabajadores.

– Palau Güell. Calle Nou de la Rambla. Casa unifamiliar encargada también por Eusebi Güell. 1885-1889. Esta obra pertenece a la etapa orientalista de Gaudí (1883-1888), período en el que el arquitecto realiza una serie de obras inspiradas en el arte del Próximo y Extremo Oriente (India, Persia o Japón), así como en el arte islámico hispano, con contribuciones basadas en el mudéjar y el arte nazarí. Gaudí utilizó con gran profusión la decoración en azulejo y cerámica, así como los arcos angular, las cartelas de ladrillo visto y remates en forma de templetes o cúpulas.

– Colegio de las Teresianas de Barcelona. Calle Ganduxer, 85. 1888-1890. Gaudí recibió el encargo del padre padre Ossó, fundador de la compañía de Santa Teresa, de finalizar un proyecto iniciado por el arquitecto Juan Bautista Pons y Trabal. El edificio se levantó siguiendo un patrón de diseño mucho más sobrio que otras obras de Gaudí. El autor utilizó un curioso efecto con gabletes góticos estrechos en el exterior. En el interior el colegio se divide en tres naves a lo largo del edificio, en el primer piso se encuentran unos pasillos largos con unos arcos parabólicos que se extienden hasta donde alcanza la vista, estos arcos, además del hecho decorativo, tienen la misión de sostener los pesos de la escultura. La nave central está dividida en siete rectángulos con el simbolismo extraído del libro ‘Las Moradas o castillo interior’ de Santa Teresa y la metáfora que utilizó sobre las siete mansiones con los que quería mostrar los siete niveles de la búsqueda espiritual.

– Casa Calvet. Calle Casp, 48. 1900. Edificio realizado por un fabricante textil que sirvió tanto para el negocio, al que se destinaron la planta baja y el sótano, como para viviendas, éstas situadas en las plantas superiores. Se trata de una de sus obras más conservadoras. La fachada se construyó en piedra de Montjuïc y en la tribuna principal se representaron relieves con setas porque su propietario era micólogo. Fue el primer edificio galardonado por el Ayuntamiento de Barcelona dentro del Concurso Anual de Edificios artísticos (1900). Para esta casa, Gaudí diseñó los primeros muebles orgánicos en madera de roble y bajo formas curvilíneas adaptados ergonómicamente. Una gran innovación en el diseño mobiliario.

– Puerta y cierre de la Finca Miralles. Paseo de Manuel Girona, 55-57. 1900-1909. Muro y puerta para la finca de Hermenegildo Miralles. Se trata de una construcción aislada, lo que queda de lo que fue la entrada a una finca de principios de siglo en tiempos en los que Barcelona estaba estructurada en descampados con viviendas aisladas.

– Parque Güell. Calle Olot, s/n. Parque público que debía haber formado parte de las construcciones comunitarias de un proyecto de urbanización de viviendas de lujo que fue frustrado por el desarrollo de la Primera Guerra Mundial. 1900-1910. En el diseño del parque se pone claramente de manifiesto la mano y el estilo peculiar de Gaudí, evidente en cualquier elemento, por pequeño que sea. Existen formas onduladas, parecidas a ríos de lava, y paseos cubiertos con columnas que tienen formas de árboles o de estalactitas. Muchas de las superficies están cubiertas con quebradizo, trozos de cerámica o de vidrio, a modo de mosaicos de colores. El punto central del parque está formado por una inmensa plaza vacía cuyo borde sirve de banco que se ondula como una serpiente de ciento cincuenta metros de longitud. La plaza está parcialmente sostenida por una sala llamada de las Cien Columnas, compuesta por ochenta y cinco columnas parecidas a las estalagmitas de una cueva. Hasta el lugar llega la escalinata de la entrada principal del parque, de escalones dispuestos simétricamente alrededor de la escultura de un lagarto que se ha convertido en el emblema del espacio. En la entrada principal del parque se alzan dos edificios de puro estilo gaudiniano, con techos de curvas suaves, con extensiones extrañas y motivos geométricos.

– Casa Batlló. Paseo de Gracia, 43. Remodelación integral de un edificio de 1877, encargado por el industrial textil Josep Batlló. 1905-1907. La Casa Batlló es el resultado de la reforma total de una antigua casa convencional construida en 1877 por Emili Sala Cortés. Gaudí la rehizo y la dotó de una estructura y de un estilo completamente nuevos. Se inspiró en la naturaleza, por ejemplo, la escalera del vestíbulo adopta la forma de una gran columna vertebral de un dinosaurio, al tiempo que las paredes están cubiertas de azulejos azules de tonos degradados. La importancia de la decoración y la imaginación extraordinaria de Gaudí aquí son visibles. El arquitecto concibió todos los detalles, desde el sistema de ventilación hasta los pomos ergonómicos de las puertas.

-Casa Milà. Paseo de Gracia. Conocida popularmente como ‘La Pedrera’, era una casa de viviendas realizada para el comerciante Pedro Milán. 1906-1910. El edificio está inspirado en el paisaje de la Capadocia, Turquía, y actualmente está catalogada como Patrimonio de la Humanidad. El diseño de la casa fue muy polémico en su momento, por las osadas formas onduladas de la fachada de piedra y por los hierros forjados retorcidos que decoran los balcones y ventanas. Piezas diseñadas en gran parte por Josep Maria Jujol, quien también proyectó algunos de los falsos techos de yeso. Una de las características más importantes de la Pedrera es su fachada, concebida sin una línea recta y realizada en piedra (de donde le viene el nombre a la casa). Su movimiento ondulante simula las olas del mar y toda ella parece extraída de otro mundo. La azotea es una zona accesible y en ella se ubican los sistemas de ventilaciones y las chimeneas que adoptan formas de gran fantasía. Algo así como el aspecto que podrían tener guerreros enmascarados. Un misterio que es concordante con el diseño de todo el conjunto.

– Torre Bellesguard. 1900-1909. Construida con piedra y ladrillo, ofrece una acusada verticalidad a la que ayuda una torre troncocónica coronada con una cruz de cuatro brazos tan típica de Gaudí. El desván, con sus arcos de ladrillo, son una demostración de maestría de la utilización de este material, tal como también se puede ver también en La Pedrera y en el Colegio de Santa Teresa de Ganduixer. Los mosaicos dibujados por Domènec Sugrañes, junto con el hierro forjado, añaden más fantasía al edificio.

Este es el Gaudí que podemos descubrir en Barcelona, armado y compuesto sobre las líneas historicistas y naturalistas del arte que pobló sus construcciones y su imaginación. Un motivo para descubrir Barcelona en mil motivos.